Saltar al contenido

Cialis financiado por seguridad social

precio de cialis contrareembolso

El Cialis es una sustancia hartamente conocida en todo el mundo. Es popular pues se trata de una de las soluciones más efectivas que hay para tratar la disfunción eréctil y todo lo que esta conlleva. Adultos de cualquier edad tienen indicaciones médicas para Cialis, que deben consumir con cierta regularidad.

Se ha convertido en un medicamento de los más conocidos en todo el planeta, puesto que su efectividad es alta y los profesionales lo indican con mucha frecuencia. En España existe una duda muy frecuente ¿El Cialis es financiado por la seguridad social? En esta oportunidad trataremos de dar respuesta a esta interrogante.

Que es el Cialis

El Cialis, cuyo nombre científico es Tadalafilo es un medicamento que se prescribe en casos de disfunción eréctil de manera similar al Viagra o al menos conocido Levitra. Tiene efectos inmediatos en el cuerpo humano y no presenta reacciones adversas.

En palabras sencillas, tanto el Cialis como los demás medicamentos se encargan de aumentar el flujo de sangre que va hacia el pene. Como resultado se obtienen las erecciones que rompen con el esquema de la disfunción eréctil. Científicamente se les conoce como inhibidores de fosfodiesterasa 5. 

En general se trata de un fármaco que tiene mucho tiempo en el mercado y se suele indicar a los pacientes con cierta confianza. Sin embargo, el consumo de Cialis no debe tomarse a la ligera. Tomar este medicamente cuando resulta innecesario puede causar reacciones adversar en el individuo que lo hace.

Es por ello que para la compra y consumo de Cialis hace falta la receta de un médico certificado en el área. En las circunstancias correctas, el Cialis es un gran aliado del género masculino en contra de la disfunción eréctil. Cuando realmente no se necesita puede ser muy peligroso.

¿Lo financia la seguridad social?

Como te habíamos comentado, es una duda muy común de quienes consumen este medicamento. Se puede conseguir en casi cualquier farmacia que hay, con precios relativamente accesibles. Sin embargo, la financiación de la seguridad social es un tema un poco más complejo que ello.

El sistema nacional de salud de España es una institución que se encarga de gestionar todo lo relacionado con la salud pública. Es esta misma institución la que se encarga de otorgar la financiación a algunos medicamentos. Lamentablemente para sus consumidores, el Cialis no se encuentra dentro de la base de datos de medicamentos financiados.

¿Dónde se puede consultar esta base de datos? Pues en el sitio web tanto del Sistema Nacional de Salud como en el del Ministerio de Salud. Cualquiera puede consultar con tranquilidad los medicamentos que el estado financia para sus ciudadanos a través del Ministerio de salud y el Sistema Nacional.

Con ello queda aclarada la duda con respecto al supuesto financiamiento que la seguridad social ofrece al Cialis y su consumo por parte de los pacientes que realmente lo necesitan. Recuerda, no hay que intentar consumir Cialis si realmente no hace falta y lo indica un médico.

¿Para qué sirve el Cialis?

Como ya lo hemos indicado antes, el Cialis es un medicamento que se utiliza para contrarrestar la disfunción eréctil. El doctor puede indicarlo en casos en los que una persona no puede mantener una erección por mucho tiempo o simplemente no puede tenerla nunca.

Sin embargo, el Cialis también puede ser indicado como medicamento para otros padecimientos. El Tadalafilo es un principio activo muy versátil que se utiliza como tratamiento principalmente en casos de hiperplasia prostática benigna. Un componente perfecto para relajar la próstata y disminuir los síntomas asociados a este padecimiento.

Del mismo modo, el Cialis también es indicado en pacientes que padecen de hipertensión pulmonar con la intención de mejorar su capacidad de ejercicio. El efecto relajante en los vasos sanguíneos es aprovechado para tratar una serie de padecimientos que implican tejidos que se encuentran sometidos a un insuficiente flujo sanguíneo.

Pero contrario a lo que muchas personas suelen creer, el Cialis no tiene nada que ver con el deseo sexual. Si se toma como tratamiento de la disfunción eréctil hay que tener en cuenta que no es una cura definitiva sino que se tiene que consumir de forma periódica como lo indique un médico.

Diferencia entre Cialis y Viagra

Estos dos medicamentos son los más conocidos y utilizados para el tratamiento de la difusión eréctil en todo el mundo. Aunque son similares en algunos aspectos, también tienen algunas diferencias que son realmente determinantes al momento de que un médico prescriba una u otra.

Ambas sustancias ingresan al organismo mediante la ingesta oral, y requieren en promedio 30-60 minutos para hacer efecto en el organismo. Sin embargo, la duración del efecto del Cialis en el organismo es mucho mayor. Los efectos de esta última suelen durar 36 horas, mientras que a las 4 horas el viagra ha dejado de hacer efecto.

Ello no quiere decir que el paciente que consume Cialis va a tener una erección de 36 horas, sino que los efectos de irrigación sanguínea permanecen en el organismo todo ese tiempo. Por otra parte, el Viagra es más efectivo cuando se toma con el estómago vacío mientras que los efectos del Cialis no guardan relación con el estado previo del estómago.

Otra gran diferencia es que los médicos suelen indicar la toma diaria de Cialis en algunos casos, mientras que el Viagra solo se debe usar antes de tener relaciones sexuales. Al Cialis se le suele llamar “la pastilla de todo el fin de semana”.

Es seguro consumir Cialis

Si es un médico profesional quien lo ha prescrito es muy seguro. No obstante, hay que saber que aun en los mejores casos es común conseguir uno o alguno de los siguientes efectos secundarios leves que suelen desaparecer cuando el Cialis ha salido del organismo:

  • Rubor
  • Nauseas
  • Dolor de cabeza
  • Acidez estomacal
  • Dolor muscular leve

En combinación con otras sustancias puede tener efectos secundarios graves por lo que solo un médico puede indicar su consumo. Jamás hay que aumentar o disminuir la dosis indicada si no lo indica un profesional.